sábado, 3 de noviembre de 2007

Discurso de CRISTINA F. KIRCHNER

Quiero agradecer la presencia de todos Uds. aquí, quiero comunicarle a todos los Argentinos y a todas las Argentinas, que Argentina ha votado. Argentina votó y nos ha dado, a todos los hombres y a todas las mujeres que hemos intervenido en esta Elección, un lugar. Todos tienen un lugar. Hemos ganado ampliamente, tal vez con la mayor diferencia ente la 1ª Fuerza y la 2ª desde el advenimiento de la Democracia, pero esto lejos de colocarnos en alguna posición de privilegio, al contrario, nos coloca en el lugar de mayor responsabilidad y mayores obligaciones por la confianza que nos han depositado los Argentinos y las Argentinas. Yo quiero esta noche desde aquí convocar a todos los hombre y a todas las mujeres de nuestra Patria, a los que nos han votado, a los que no lo han hecho, a todos los Argentinos. Hace poco más de 4 años y medio los Argentinos vivíamos situaciones difíciles, de fragmentación, de enfrentamiento. El hombre que hoy me acompaña y que ha sido mi Compañero de toda la vida, le tocó asumir la Presidencia de la República en circunstancias muy diferentes a la que hoy tenemos los Argentinos, Circunstancias Económicas, Sociales y también Políticas e Institucionales, porque lo hizo con escaso nivel de Representación Popular a partir de que se frustró el mecanismo Constitucional. Pero la idea no es retrotraernos a lo que ya fue, yo quiero convocarlos a lo que tenemos que seguir haciendo ahora los Argentinos, porque desde aquel 25 de Mayo del 2003 hemos avanzado mucho, hemos crecido, hemos reposicionado al País, hemos comenzado un combate sin tregua contra la pobreza, contra la desocupación, contra todos aquellos males que tanto dolor y tanta tragedia trajeron a todos los Argentinos. Por eso en esta noche yo quiero convocarlos a todos sin rencores, sin odio, el odio hace mal, el odio no construye, el odio sólo destruye. Inclusive a todos aquellos que tal vez, no se sabe por qué, por distintas razones pudieron agraviarnos o descalificarnos en este Proceso Electoral; queremos también a ellos tenderles la mano porque es necesario reconstruir el tejido Social e Institucional de los Argentinos.

Los Argentinos nos merecemos de nosotros mismos un mejor relato no solamente para nosotros, sino para el mundo. Yo sueño con que este, nuestro País, pueda ser visto no solamente por nosotros mismos, sino también desde otros lugares como una Patria en la cual podemos volver los Argentinos, aún con diferentes puntos de vista, aún con diferentes ideas, poder aportar a la construcción del conjunto. Por eso también quiero agradecerle a JULIO COBOS, a los hombres y mujeres de la Concertación Plural, este espacio que pudimos construir, superando tal vez viejas antinomias, experiencias de frustración y hasta experiencias de autodestrucción que muchas veces los Paridos Nacionales, Populares y Democráticos, no se sabe por qué. Parecíamos empeñados en querer repetir viejas historias, por eso fue esta decisión de la Concertación Plural, porque sabemos que es necesario aún profundizar los cambios, y que para ello es necesario sumar a la mayor cantidad de Argentinos y de Argentinas a esta tarea. Por eso con la misma responsabilidad con que abordamos un 25 de Mayo del 2003, la Reconstrucción de un País que parecía imposible, no me canso de repetirlo; si alguien pudiera relatar en el 2003 esta Argentina que tenemos hoy seguramente lo hubieran tratado de demagogo. Pero lo hemos hecho, Argentinos, y eso no es patrimonio ni de un espacio político ni de un hombre ni de una fuerza; es el esfuerzo conjunto de todos los Argentinos: Trabajadores, Empresarios, Estudiantes, Obreros, Intelectuales, Mujeres, Jóvenes. Y yo quiero en esta etapa que se avecina también hacer una convocatoria a toda la Sociedad: Un país no lo construye solamente un buen Gobierno, un País lo construye una buena Sociedad. Yo quiero convocar también a la participación de todos los Argentinos en la construcción de un nuevo tejido social y de una nueva imagen de los Argentinos.

Cuando un Presidente o una Presidenta, o un Gobernador o una Gobernadora toman decisiones, involucran a millones de Argentinos, pero también cuando cada Argentino en particular toma una decisión, cuando decide que no va a cruzar el semáforo en rojo o cuando decide que no va a aumentar la velocidad de su auto, cuando decide que va a comprar aquí y no allá, cuando decide –en fin- en qué Modelo de Sociedad quiere vivir, también está decidiendo qué país vamos a construir. Y por eso digo que si bien la responsabilidad de quienes hemos sido honrados con el Voto y la Confianza Popular, esta vez más grande, cuando mayor es el nivel en la Jerarquía Institucional, quiero decirles también que un País se construye con el esfuerzo de todos.

Cuando decíamos “Cristina, Cobos y vos”, no era solamente un eslogan de Campaña, era una concepción, era en definitiva lo que nosotros queremos de ahora en más: Argentina, el Gobierno y vos, para que cada uno ponga lo que tiene que poner. Y entonces de esa manera poder construir una historia diferente. Lo hemos comenzado a hacer, si pudimos hacer esto desde ese 25 de Mayo del 2003, donde pocos Argentinos tal vez nos habían acompañado con su voto para tamaña tarea, cómo no vamos a poder hacerlo ahora que somos más. Y entonces con mucha humildad, con muchísima humildad convocar a todos a esta tarea conjunta, a todos y cada uno de los Gobernadores que han sido electos democráticamente en nuestro País. A vos también, DANIEL, que tanto trabajaste, DANIEL SCIOLI y ALBERTO BALESTRINI, en nuestra querida Prov de Buenos Aires. A todos, a todos y cada uno de los miles de Intendentes de nuestro País, cualquiera sea su color político o la ubicación que hayan tenido en este último acto electoral. Esto quiero dejarlo muy en claro porque podemos dar testimonio de que esto fue así, porque precisamente en los últimos 4 años y medio de Gestión, cuando el Gobierno Nacional ha decidido construir para los Argentinos, loo ha hecho sin preguntar de qué color político o con quien había jugado el Gobernador o el Intendente de cada Localidad. Esta es la forma en que nosotros concebimos la Gestión, esta es la forma en que concebimos la Concertación y esta es la forma en que vamos a seguir haciéndolo, porque sabemos que es el buen camino, el buen sendero. Muchas gracias Argentinos, muchas gracias Argentinas.

Quiero finalmente decirles que tengo tal vez el honor más grande que se le puede conferir a un Argentino, y que es que sus Compatriotas le hayan dado la confianza. Pero también quiero decirles que me siento con una doble responsabilidad, no sólo como miembro de un espacio Político que hoy conduce los destinos del País, si no que sé que hoy tengo una inmensa responsabilidad por el Género. Gracias. Y permítanme precisamente dirigirme a mis hermanas de Género para convocarlas, para convocarlas a todas, a las mujeres que tal vez han quedado solas frente al Hogar, a las Obreras en las Fábricas, a las Estudiantes en las Universidad, a las Profesionales, a las Mujeres Empresarias. Sé que podemos desarrollar una gran tarea, una gran tarea porque estamos tal vez con las aptitudes que yo siempre digo “especiales”, no diferentes ni mejores, especiales; de poder haber sido Ciudadanas de lo Privado y Ciudadanas de lo Público, poder articular el mundo de la Familia y el Mundo de la Política y de la Militancia; y haber hecho las 2 cosas bien, que eso es lo importante, lo uno sin lo otro no vale. La Política sin la Familia no vale, y la Familia sin lo que uno piensa como Modelo de País tampoco; las 2 cosas van unidas de la mano, por lo menos en mi experiencia personal no pretendo dar cátedras ni brindar fórmulas, nunca lo quise hacer.

Gracias, gracias Argentinos. Y finalmente también a los Jóvenes, a los Jóvenes, es una consigna... (¡Patria si, Colonia No!)... Uds. saben que es una consigna que me conmueve ¿No? lo saben y por eso la cantan, de malos que son nada más. Quiero decirle a los Jóvenes, quiero decirles que... bueno, que me recuerdan mucho a lo que éramos el Presidente y yo cuando éramos muy jóvenes, alguna vez lo fuimos también, aunque no lo crean; y convocar también a todos los jóvenes no a que participen de nuestro espacio Político, si no a que participen, a que tengan un objetivo de vida, un compromiso donde no todo se agote en lo que me pasa a mí, si no también en lo que le pasa al otro. Es una buena manera de ser joven, es una buena manera de empezar a cambiar las cosas, tal vez en pequeñito, pero siempre las grandes empresas siempre empiezan con los pequeños gestos y con las pequeñas actitudes que todos y cada uno tenemos todos los días de nuestras vidas en lo cotidiano, en lo Privado o en lo Público. Por eso... gracias mi amor, gracias, gracias. De corazón, Argentinos y Argentinas, muchas gracias, muchas gracias a todos y muchas gracias también por este apoyo a la Gestión de un hombre, el Presidente KIRCHNER. A él, a él, a él, que con sus aciertos y con sus errores ha demostrado que es un hombre profundamente comprometido con su Patria y con su Pueblo.
Muchas gracias y buenas noches Argentina, muchas gracias, muchas gracias a todos, gracias.